El significado de la palabra komoni

komo1

Komoni es una palabra del náhuatl que significa hacer bulla, intranquilizar, de acuerdo con el diccionario de náhuatl en línea[1]. En coreano, quiere decir aleatorio. En lucumí forma parte de un dicho: komoni komon (á), lo mismo aquí que allá[2]. En romaní, es el pronombre indefinido alguien[3]. Es también un término musical nahua que describe el ruido de los pies pateando, haciendo ruido[4]. En warao, una lengua indígena hablada en Venezuela, es un “sufijo característico de las fórmulas de imposibilidad en la flexión verbal”[5].

Seguir leyendo …

La Primera Traza de la Ciudad de México

http://4.bp.blogspot.com/_eZyattWuVxk/S8NTm_tLo1I/AAAAAAAAAfY/9YpGogIp2ys/s1600/SXVI1.jpg

En el lapso comprendido entre el otoño de 1521 y el verano de 1522, Alfonso García Bravo (1490-1561), soldado y alarife (arquitecto) español, junto con Bernardino Vázquez de Tapia, conquistador y alcalde de la Ciudad de México, y dos indios mexicas cuyos nombres no han pasado a la historia, se abocaron a la planificación de lo que habría de ser la Primera Traza de la Ciudad de México.

Seguir leyendo …

Las “Gorditas” de la villa

aliciaentreespeciasyrecetas.wordpress.com

De entre todas las manifestaciones tradicionales que tienen lugar en la Villa de Guadalupe,  Distrito Federal, como son danzas, artesanías, música, verbenas, etcétera, hay un elemento evocador, oloroso y sabroso, que no podemos dejar de comprar y comer cuando, devotos o ávidos de diversión, acudimos al santuario del Cerro del Tepeyac.

Seguir leyendo …

La primera chinampa

funte: no me fije

La palabra chinampa significa, en lengua náhuatl, “cerca de cañas”. Las chinampas fueron empleadas por los grupos mesoamericanos para sembrar, sobre estructuras flotantes hechas de palos y cañas, y rellenas de tierra, maíz, verduras y flores. Dicha técnica agrícola se debió a la invención de los toltecas, antiguos habitantes del Altiplano Central, y alcanzaron su máximo desarrollo durante el siglo XVI.

Seguir leyendo …

El toxtli

Toxtli

Los antiguos mexicanos, sumergidos en una perpetua mitología, contaban con una deidad del maguey a la que llamaban Mayahuel, quien había sido raptada por Quetzalcóatl, la Serpiente Emplumada, en las llanuras que rodeaban la ciudad de Tollan, hoy Tula, para hacer que de sus huesos brotaran los iniciales magueyes, después de que la mujer había sido destruida por los demonios de la oscuridad llamados tzitzimime. 

Seguir leyendo …