Santos Niños Legendarios

El Santo Niño Mueve Corazones: “Nos acercamos a Ti con humildad y confianza a suplicarte que ejerzas tu bondad”

En el Distrito Federal, se venera al Santo Niño Mueve Corazones, colocado en un nicho en la parroquia de Nuestra Señora de Loreto, situada en la Calle de San Ildefonso esquina con Rodríguez Puebla. Este Niño es único y singular, pues hasta ahora ningún artesano ha podido reproducir las facciones de su cara, ya que a pesar de los muchos intentos que se han hecho, siempre se rehúsa a dejarse copiar su divina faz. Su fiesta es el 30 de abril, cuando se celebra, civilmente, el Día del Niño. Uno de sus milagros consistió en hacer fértil a una mujer ya madurita que deseaba fervientemente ser madre, a pesar de lo riesgoso de su embarazo.

El Santo Niño de las Suertes: “Tú que estás lleno de benignidad y clemencia/ escúchame te lo ruego”

Cuenta la leyenda que a principios del siglo XIX se les apareció a dos misioneros que vivían por el rumbo de Tlalpan, Distrito Federal, un bebé de escasos cuatro meses de edad. Al tomarlo en sus brazos se les convirtió en una escultura de gran belleza, de posición recostada, y con los bracitos apoyados sobre una calavera, en señal de su victoria sobre la muerte. En el mismo lugar donde apareció el Niño, brotó un manantial que llevó el nombre de Ojo del Niño. Es sabido que cuando se va a visitar al Santo Niño de las Suertes al Convento de San Bernardo de monjas concepcionistas, donde vive, se le debe llevar un juguete, pues acostumbra por las noches bajarse de su nicho a jugar con sus obsequios. Sus regalos se multiplican el día de su fiesta el segundo domingo del mes de enero, cuando las monjas lo engalanan con esmero. Se le considera un Niño muy milagroso, siempre y cuando se le agasaje con juguetes.

El Santo Niño Cieguito: “Niño cieguito, niño cieguito/¡Mi andarieguito!”

La historia del Santo Niño Cieguito del Templo de la Capuchinas en la Puebla de los Ángeles data del siglo XVIII, cuando, durante una tormenta, un loco descreído, que se había introducido al templo con el propósito de robar, arrebató al Niño Jesús de los brazos de su madre la Virgen María, que se encontraba por aquel entonces en el Convento de la Merced de Morelia, Michoacán. Enfurecido porque el Santo Niño empezó a llorar, el demente le arrancó los brazos y las piernas. Al observar que el Niño seguía llorando de pena por el ultraje y la miseria humana, furioso al escuchar el lastimero llanto, el loco le arrancó los ojos con un punzón. Ya cegado, abandonó al santo Niño en la cima del cerro de Punhuato, sito al poniente de la Ciudad de Morelia, entre espinosas breñas y animales ponzoñosos. Poco después, las autoridades apresaron al ladrón, quien confesó su crimen y señaló el lugar donde había abandonado al Niño. Éste fue en seguida rescatado y llevado a su convento de origen. Tiempo después se le trasladó a Puebla, donde empezó a realizar favores, cumplir peticiones, y obrar milagros. Y si no lo cree, vaya al Templo de las Capuchinas.

fuente de la imagen: http://2.bp.blogspot.com/-VIGd-6_B768/UGfUVPE3i7I/AAAAAAAAAD0/77tEcqhhr_4/s1600/ni%C3%B1ociegito.JPG

Leave a Comment